Política  JUSTICIA

El fiscal de la causa de la estética sexual negó que exista una lista de clientes

La causa que investiga facilitación a la prostitución por parte de la dueña de la estética Eros sigue su avance. El fiscal de la causa derribó un mito y es el de la supuesta lista de clientes y lo fundamentó en que aún se está analizando los dispositivos electrónicos secuestrados en el allanamiento.

Juan Manuel Gálvez, fiscal, expresó que “no tenemos ninguna lista de clientes de ningún tipo y desde el Ministerio Público no surgió nada. Todavía no se revisó las computadoras, pen drives y los celulares. Lo que vamos a investigar es el análisis de los montos que se pagaron de parte de los clientes con los dichos de las mujeres que trabajaban y que admitieron haber ofrecido servicios sexuales junto a los masajes”.

Además, se refirió a la declaración que hizo Coria en la audiencia del miércoles y expresó que “si la apuntada tiene nombres como los que dijo ayer en la audiencia de formalización, la invito a que de los nombres para investigarlos”.

Gálvez, expresó que “desde el Ministerio Público solicitamos el plazo máximo del nuevo sistema acusatorio y es de un año, esto no significa que no pueda iniciar antes el juicio. Nos falta seguir tomando testimoniales de mujeres que trabajan o trabajaron, peritar computadoras, celulares y todo elemento de tecnología; también pedimos peritaje de las cámaras del circuito cerrado y las imágenes que existan por el Cisem”.

Agregó que “la primera testigo que llegó nos contó cosas totalmente distorsionada con las pruebas que teníamos y ahí le dije que estaba mintiendo, ene se momento lo reconoció y nos expresó que fue contactada por la hija de Coria para hablar a favor de la dueña de la estética. Luego ingresaron otras dos testigos y confirmaron el pedido de la hija a que declararan a favor, por esto es que secuestramos el celular de la primera para tener toda la información”.

Y cerró diciendo que “la declaración de la mujer lo único que hizo es denigrar a la denunciante acusándola de un robo que a la fiscalía no le consta porque no existen pruebas”.